Boca vs River: Acojonados los aficionados para ir al estadio

El miedo a la violencia ha repercutido sensiblemente la demanda de entradas para el clásico entre Boca Juniors y River Plate, que se jugará el próximo domingo en el estadio “La Bombonera”, en la sexta jornada del torneo Clausura argentino, lo cual admiten y comprenden los dirigentes de ambos clubes.

Los asesinatos impunes de cuatro personas en lo que va del año y los choques de hinchadas y entre “barras bravas” (aficionados violentos) y policías que provocaron heridas a otras cuatrocientas en el mismo período, más la falta de aplicación de las leyes por parte de los jueces, han ahuyentado a los amantes del fútbol de los estadios.

“El pico de violencia hizo que la gente se acercara con lentitud a las taquillas. Sin duda hay cierto temor de los simpatizantes y eso es comprensible”, dijo el presidente de Boca Juniors, Mauricio Macri, esperanzado en que la situación mejore el domingo.

“Es lógico que no se acerque la gente a comprar entradas. El miedo es real y los dirigentes tenemos que hacer algo para contrarrestarlo”, dijo el presidente de River, Carlos María Aguilar.

En los últimos años, la demanda superó ampliamente a la oferta, lo cual muchas veces provocó tumultos y desórdenes frente a las taquillas, sin embargo no ocurre lo mismo esta semana con los boletos puestos a la venta para la edición número 170 del partido oficial entre los equipos más populares de Argentina.

La violencia provocó que el domingo pasado, en el partido Chacarita-Boca Juniors, que se jugó en el estadio de San Lorenzo, que tiene el doble de capacidad que el del equipo que debía ser el local, sólo pagaron la entrada 5.000 aficionados.

Pese a ello, el partido debió interrumpirse dos veces, la primera durante doce minutos y la segunda durante ocho, debido a un choque entre la hinchada de Chacarita y la policía y ante la protesta de los reporteros gráficos que fueron agredidos con pedradas por los mismos revoltosos.

Como consecuencia de estos disturbios, 42 hinchas detenidos por la policía fueron procesados por “atentado y resistencia a la autoridad, lesiones y daños a bienes del Estado”, todos delitos excarcelables.

La policía federal ha dispuesto para el domingo una operación de seguridad con 1.350 policías. Los dirigentes de Boca Juniors anunciaron hoy que el estadio estará habilitado cuatro horas antes del encuentro y recomendaron al público a tomar posiciones en los graderíos “lo más temprano posible” para evitar problemas.

El secretario de Seguridad Interior del gobierno argentino, Juan José Alvarez, dijo que “si el próximo fin de semana se producen hechos graves quedarán muy pocos argumentos para seguir jugando”, con lo cual advirtió que podrían suspenderse los torneos profesionales en el caso de que haya nuevos episodios de estas características.

Al parecer, el núcleo de la hinchada boquense, integrado por aficionados que poseen antecedentes en riñas y hechos violentos, no iría al estadio por temor a que la policía efectúe una operación sorpresa para detenerles.

También se estima que algunos de los caracterizados hinchas del River Plate, conocidos por los dirigentes del club y la policía por sus tropelías en los estadios, se quedarán en sus casas y no irán a ver el encuentro.

Leave a Reply