Entre todos hagamos un fútbol mejor

RESPECT. La palabrá en la que la UEFA basa sus campañas para dar una imagen al fútbol de ser un deporte que ante todo respeta a todos. Una imagen muy lejos de los que entre bastidores manejan los directivos de la FCF, la FEF, la UEFA, o en el nivel superior la FIFA.

Pero también lejos de estas entidades es donde pretendemos situarnos el equipo de redactores de este portal. Aquí hablaremos solo de fútbol, nada de hablar de los temas que dan dinero a los medios de comunicación, grandes y millonarios fichajes, las manidas apuestas de fútbol con múltiples bonos y promociones ofrecidas infinitas páginas de apuestas que ofrecen el mejor bono de bienvenida para luckia, wanabet, sportium o bet365.

No hablaremos de lesiones, ni de sanciones, ni prácticamente hablaremos de las grandes competiciones de nuestro amado deporte. La espectacular Champions League con sus partidos entre semana enfrentando a los mejores clubes del mundo en encuentros a vida o muerte, con mareas de aficionados acudiendo al campo para aparcar en triple fila a dos kilómetros del estadio.

Ese olor a puro barato de la grada de tercera división es el fútbol del que venimos a hablar, el fútbol auténtico, el que transmite, el amateur, por amor al arte. Un fútbol más tipo años 70. Cuando los jugadores eran menos físicos, menos influenciados por todo, menos mediáticos.

El fútbol levanta pasiones en numerosos países de todo el planeta y para muchos apasionados es fundamental ganar y que los jugadores tengan siempre y en toda circunstancia un buen desempeño.

En ocasiones se pasan de la raya y ciertos emplean el futbol como un justificante disculpa para emplear la violencia. Eso sí, no todos las personas que son parte de las aficiones de estos equipos son radicales y peligrosas, pero desgraciadamente hay personajes que actúan de forma abominable manchando la imagen del deporte y de los clubes.

Hablemos de la mejor afición de España, que para muchos es la del Cádiz en tanto que todavía estando en 3ª división la afición lo ha seguido apoyando y mostrando su buen sentido del humor en todo instante, asimismo falta nombrar a la afición de Castellón, que lleva cinco temporadas en 3º, a lo largo de las tres primeras iba al estadio entre cinco y siete mil apasionados.

Ultimamente la cosa ha decaído por culpa de la directiva, que sostiene un pulso con la afición, aunque en los últimos partidos de liga y play-offs volvieron a llenarse las gradas si eso no es una enorme afición, no sé que es.

Gente sin cerebro la hay en todas y cada una de las aficiones y ese día que fuisteis a hacer el tour por el Camp Nou puesto que tuvisteis la mala suerte de que estaban allá los idiotas de turno y os pusieron las pilas pero eso permite afirmar que toda la afición del Barcelona sea igual

Para saber como lo viven las aficiones pasaté cualquier día por la Baugerie, que es el estadio del Nantes, para vivir en persona una jornada de la liga francesa de futbol y si bien ya han pasado por allá los 2 equipos ricos, (PSG y Monaco), van a quedar probablemente ciertos partido interesantes para poder gozar del deporte rey en Francia.

Entre los equipos de las urbes francesas que están más próximas es muy normal que haya rivalidad tanto en el futbol como en otras cosas, en todo momento controlada evidentemente, pero los partidos de fútbol más apasionantes son los que encaran a los equipos más grandes de la actualidad, véase Paris Saint Germain, Monaco, Olimpique de Marsella, Lille, etc.

Quizá haya aficiones mayoritariamente antifascistas con ideas de izquierdas, mas eso no le da carácter marxista al pertinente club equipo, que siempre y en toda circunstancia está a cargo de una serie de dueños procedentes de la burguesía que procuran su negocio.

Caso aparte es el PSG, equipo de la capital Francesa que junta en sus gradas subgrupos de diferente ideologia, raza y religión, y claro, eso es una bomba que pega pequeños estallidos pero que un día va a explotar de forma muy berraca.

Ya en un comienzo hubo académicos que presagiaron que esto iba a provocar una pérdida de identificación de los apasionados con sus equipos locales por la mayor presencia de jugadores de fuera y por la mayor volatilidad de las plantillas, y como esto era un paso cara un modelo que se aproximara más al modelo de franquicias americano, centrado en el negocio y en la maximización del beneficio.